Diferencias entre Remalladora y Recubridora

Tabla de contenidos

Bienvenidos a Escuela de Costuras, donde hilamos conocimientos para perfeccionar tu arte. Hoy desenredamos un tema clave: ¿Qué diferencias hay entre la máquina remalladora y la recubridora? Acompáñanos en esta costura de información para que elijas la herramienta correcta para tus creaciones.

Entendiendo las Funcionalidades: Remalladora vs. Recubridora

Cuando hablamos de costura, es fundamental conocer las herramientas que tenemos a nuestra disposición para lograr acabados profesionales. En este contexto, dos máquinas son esenciales: la remalladora y la recubridora. Aunque ambas se utilizan para dar un acabado limpio a las prendas, sus funciones son marcadamente diferentes.

La remalladora, también conocida como overlock, tiene como función principal realizar costuras que sobrehilan el tejido, cortando el exceso de tela al mismo tiempo. Esto evita que los bordes se deshilachen y proporciona un acabado elástico, lo cual es especialmente útil en telas de punto o stretch. Además, permite trabajar con múltiples hilos simultáneamente, generalmente entre tres y cinco, dependiendo del modelo.

Por otro lado, la recubridora, conocida también como coverstitch, se utiliza para realizar dobladillos, cuellos y otros acabados con una apariencia muy similar a la de la costura a doble aguja. Sin embargo, a diferencia de esta última, la recubridora crea un acabado en la parte inferior similar al de la puntada de cadena, lo que confiere una mayor elasticidad y resistencia a las costuras. Es ideal para los dobladillos de camisetas y otras prendas de punto debido a su capacidad de estirarse sin romper la costura.

Una diferencia clave entre estas máquinas es que mientras la remalladora puede cortar y coser bordes en una sola pasada, la recubridora es especialista en acabados planos y no corta la tela. Por tanto, para aquellos que buscan versatilidad y acabados profesionales en sus proyectos de costura, es posible que requieran ambas máquinas, ya que cada una complementa las capacidades de la otra.

La elección entre una remalladora y una recubridora dependerá del tipo de acabado que desees obtener. Si buscas sobrehilar y asegurar bordes para prevenir el deshilachado, la remalladora es tu mejor opción. Por otro lado, si tu proyecto necesita de dobladillos pulidos y profesionales, especialmente en telas elásticas, entonces la recubridora será una herramienta indispensable en tu taller de costura.

Curso de uso Máquina Brother Overlock 3534DT

¿Qué es una máquina recubridora?

Una máquina recubridora es un tipo especializado de máquina de coser utilizada principalmente en la confección de prendas de vestir para crear costuras elásticas, dobladillos, y otros acabados profesionales en telas. La principal característica de la recubridora es su capacidad para cubrir las costuras por ambos lados de la tela, dejando una apariencia limpia y prolija, similar a la que se observa en la ropa comercial.

Las máquinas recubridoras generalmente cuentan con múltiples agujas y bobinas, lo que permite realizar costuras con dos o más líneas de puntadas en la parte superior de la tela, y una puntada de cobertura o cadeneta en la parte inferior. Esto proporciona una gran elasticidad, lo que es ideal para telas de punto o tejidos elásticos como los utilizados en la elaboración de ropa deportiva, lencería, y camisetas.

En comparación con las máquinas overlock o sergers, las recubridoras no cortan el exceso de tela mientras cosen. Sin embargo, a menudo son usadas en combinación con estas, donde la máquina overlock se usa para ensamblar la prenda y la recubridora para los acabados finales.

Un aspecto importante a considerar es que las recubridoras pueden ser más caras y complejas de usar que las máquinas de coser convencionales, pero son altamente valoradas por la calidad y durabilidad de las costuras que producen, siendo una inversión para quienes se dedican profesionalmente a la costura o quieren alcanzar un acabado de alto nivel en sus proyectos.

¿Qué acciones son posibles realizar con una máquina recubridora?

Una máquina recubridora, también conocida como coverstitch, es un tipo de máquina de coser especializada en hacer dobladillos y acabados profesionales principalmente en telas de punto o elásticas. Entre las acciones más destacadas que se pueden realizar con una máquina recubridora se encuentran:

1. Coser dobladillos planos: Es ideal para dobladillos de camisetas, ropa interior, y otros tipos de prendas con tejidos elásticos, dejando una costura limpia y elástica.

2. Costuras de cobertura: La máquina puede realizar costuras que cubren los bordes de la tela, lo que es especialmente útil para terminaciones que requieren un aspecto limpio y profesional tanto en el derecho como en el revés de la prenda.

3. Costuras decorativas: Puede ejecutar costuras decorativas con diferentes tipos de hilos y colores, lo que añade un elemento distintivo a cualquier proyecto de costura.

4. Coser con varios hilos: Dependiendo del modelo de la máquina recubridora, es posible coser con dos, tres, o incluso cuatro hilos al mismo tiempo, ofreciendo una gran resistencia y durabilidad en las costuras.

5. Elasticidad en las costuras: Las costuras realizadas con una recubridora mantienen la elasticidad de las telas, lo cual es esencial para prendas deportivas, lencería, y cualquier prenda que necesite mantener su forma y ajustarse al cuerpo.

6. Adjuntar elásticos: Puede ser utilizada para aplicar elásticos de forma precisa, manteniendo la tensión adecuada del material, ideal para ropa deportiva y ropa interior.

7. Pespuntes: Aunque no es su función principal, algunas recubridoras permiten hacer pespuntes similares a los de las máquinas de coser tradicionales, pero con la ventaja de la elasticidad en el acabado.

8. Acabados sin cortes: A diferencia de la overlock, la recubridora no corta el tejido mientras cose, lo que permite realizar acabados en bordes ya cortados sin temor a deshilacharlos.

La máquina recubridora es una herramienta complementaria a la máquina de coser tradicional y a la overlock, y es altamente valorada en la confección profesional de prendas de punto debido a su capacidad para realizar acabados de alta calidad que son cómodos y duraderos.

¿Qué función realiza una remalladora?

Una remalladora, también conocida como overlock, es una máquina de coser especializada en el acabado de las orillas o bordes de la tela para prevenir que estos se deshilachen. Es un equipo muy valioso en la costura profesional y casera por su capacidad para proporcionar un acabado limpio y resistente en los márgenes de las prendas.

La principal función de la remalladora es realizar costuras overlock, que básicamente entrelazan hilos alrededor del borde de la tela utilizando múltiples conos de hilo, generalmente tres o cuatro, aunque algunos modelos pueden utilizar hasta cinco o más hilos para funciones más especializadas. Gracias a su sistema de cuchillas, la remalladora también corta el exceso de tela mientras cose, lo que garantiza un borde limpio y profesional.

A diferencia de una máquina de coser tradicional, que suele disponer de un solo hilo y una bobina para formar la puntada, la remalladora utiliza looperes para crear bucles con los hilos y así envolver el borde de la tela, lo que resulta en una costura elástica y duradera perfecta para los bordes de tejidos de punto y otros materiales elásticos.

Las remalladoras son muy utilizadas en la confección de ropa deportiva, lencería y ropa casual debido a su capacidad para estirarse junto con la tela sin romperse, propiedad especialmente importante en telas que requieren cierto grado de elasticidad. Además, una remalladora puede ser usada para construir prendas completas de una manera más rápida y eficiente que una máquina de coser convencional.

La remalladora es una herramienta esencial para quienes buscan dar un acabado profesional a sus proyectos de costura, especialmente al trabajar con tejidos que tienden a deshilacharse o que necesitan una costura elástica y resistente.

¿Qué tipo de costura realiza la máquina recubridora?

La máquina recubridora, también conocida como coverlock o máquina tapacostura, es una herramienta especializada en la costura que se utiliza principalmente para realizar acabados en prendas de vestir con un aspecto profesional y duradero. Su función principal es la de cubrir las costuras de los bordes de la tela, ofreciendo así un acabado muy limpio tanto en el anverso como en el reverso del tejido.

Este tipo de máquina es particularmente útil cuando se trabaja con tejidos elásticos o de punto, ya que crea una costura plana y elástica que se adapta a los estiramientos del material sin romperse. Es ideal para confeccionar dobladillos, cuellos, puños y para unir piezas con costuras planas.

Una característica destacada de la máquina recubridora es que realiza simultáneamente una costura de cobertura en la parte superior de la tela y una cadena de puntadas en la parte inferior. Esto es posible gracias a su configuración de múltiples agujas (generalmente dos o tres) y uno o dos ganchos (looperes), los cuales trabajan en conjunto para crear una serie de puntadas entrelazadas.

Los modelos más avanzados permiten cambiar entre varias formas de puntadas de cobertura, como la puntada de cobertura ancha, la puntada de cobertura estrecha y la puntada de cadena. Además, estas máquinas suelen contar con un sistema de transporte diferencial que permite un control preciso de la alimentación del tejido, evitando que se formen arrugas o estiramientos indeseados.

La máquina recubridora es esencial para quienes buscan un acabado profesional, especialmente en la confección de prendas deportivas, lencería, ropa de baño y cualquier otra prenda que requiera costuras elásticas y planas. Es la herramienta idónea para darle a las prendas un acabado similar al de la producción industrial.

Preguntas Frecuentes

¿Cuáles son las principales características que diferencian a una máquina remalladora de una recubridora en términos de funcionalidad y acabado de costuras?

Una máquina remalladora, también conocida como overlock, se caracteriza principalmente por su capacidad para realizar costuras de sobrehilado, las cuales protegen los bordes de la tela para prevenir que se deshilachen, ofreciendo un acabado limpio y resistente. Utiliza entre tres a cinco hilos y varias agujas para crear una costura elástica, lo cual es ideal para tejidos de punto y telas elásticas.

En contraste, una máquina recubridora se especializa en realizar costuras de cubierta o recubrimiento. Estas máquinas emplean dos agujas y uno o dos ganchos para crear puntadas de cobertura en la parte superior de la tela, mientras que en la parte inferior forman una cadeneta con el hilo de los ganchos, lo que resulta en una costura plana y elástica, muy común en dobladillos de prendas de punto y como decoración. La recubridora ofrece un acabado profesional similar al de la ropa deportiva y de confección industrial.

¿Qué tipos de tejidos y proyectos son más adecuados para trabajar con la máquina remalladora en comparación con la recubridora?

La máquina remalladora es ideal para trabajar con tejidos elásticos y ligeros, perfecta para confeccionar prendas de vestir como camisetas, ropa interior y leggings, ya que permite dar un acabado profesional a las costuras y evitar que se deshilachen. Además, es adecuada para realizar dobladillos enrollados y cortar el exceso de tela mientras cose.

Por otro lado, la máquina recubridora es excelente para trabajos que requieren costuras de cobertura o dobladillos decorativos en telas tanto elásticas como no elásticas. Es muy utilizada para hacer dobladillos en camisetas y ropa de punto, ya que ofrece un acabado similar al de la ropa comercial con una costura que se estira sin romperse.

¿Cómo influye el número de hilos utilizados en una máquina remalladora y una recubridora en la calidad y la resistencia de las costuras?

El número de hilos en una máquina remalladora o una recubridora influye directamente en la calidad y resistencia de las costuras. Cuantos más hilos se utilicen, más resistente será la costura, ya que se distribuye mejor la tensión entre más hilos. Además, una mayor cantidad de hilos aporta una mejor terminación y un aspecto más profesional al acabado de las prendas. En el caso de las remalladoras, normalmente se usan de 3 a 5 hilos, mientras que las recubridoras suelen trabajar con de 2 a 5 hilos, dependiendo del tipo de acabado deseado.

Artículos Relacionados e Interesantes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir