Recubridora vs Remalladora: Conoce sus Diferencias

Tabla de contenidos

Bienvenidos a Escuela de Costuras, donde desentrañamos el universo del hilván y la puntada. Hoy abordamos un tema clave: ¿Qué diferencia hay entre una recubridora y una remalladora?. Prepárense para descubrir las particularidades que diferencian estas herramientas esenciales en el arte de coser.

Entendiendo las Funciones: Recubridoras vs Remalladoras

Al adentrarse en el mundo de la costura, es fundamental comprender las diferencias entre dos herramientas esenciales: las recubridoras y las remalladoras. Aunque ambas máquinas son empleadas para dar acabados profesionales a las prendas, cada una tiene funciones específicas que las hacen únicas.

Las remalladoras, también conocidas como overlocks, son máquinas que realizan costuras que sobrehilan y cortan el exceso de tejido simultáneamente. Su principal función es prevenir que los bordes de la tela se deshilachen, además de estirar ligeramente la costura para proporcionar flexibilidad, lo cual es ideal para tejidos elásticos como la licra. Gracias a su capacidad de utilizar múltiples hilos, las remalladoras pueden crear costuras de gran resistencia y durabilidad.

Por otro lado, las recubridoras están diseñadas para hacer dobladillos, aplicar ribetes y coser con puntadas de recubrimiento, que son aquellas que cubren la superficie de la tela. Estas puntadas son similares a las que se encuentran en el dobladillo de camisetas y ropa deportiva y son apreciadas por su acabado limpio y profesional. Además, las recubridoras manejan la elasticidad del tejido de manera increíble, permitiendo que las costuras se estiren sin romperse, lo que resulta clave para confeccionar ropa cómoda y ajustable.

Comprender estas diferencias es crucial para cualquier entusiasta de la costura o profesional que busque invertir en su taller. Mientras que una remalladora es imprescindible para construir la pieza y asegurar la integridad de las costuras internas, una recubridora añade el toque final que eleva la calidad de una prenda. Decidir entre una y otra dependerá del tipo de proyectos que se realicen y del acabado que se desee lograr. Sin embargo, para alcanzar el máximo potencial en los trabajos de costura, lo ideal es contar con ambas máquinas, ya que se complementan entre sí y amplían el abanico de posibilidades creativas.

*FONAVI DEVOLUCION LO ULTIMO* GRUPO 1 AL 19 NUEVO PAGO A FONAVI FEBRERO AQUI LOS BENEFICIARIOS

¿Cuál es la función de la máquina recubridora?

La función de una máquina recubridora, también conocida como coverstitch o máquina tapacosturas, es realizar costuras de cobertura principalmente en telas de punto o elásticas. Este tipo de máquina es muy valorada en la confección de ropa deportiva, lencería y prendas que requieren un acabado profesional y elástico.

La principal característica de la costura realizada por una recubridora es su gran elasticidad y resistencia, lo cual es esencial para tejidos que se estiran, como las telas utilizadas para camisetas, ropa interior y otros artículos de vestir que necesitan mantener la forma y la comodidad durante su uso.

Una máquina recubridora puede realizar distintos tipos de puntadas, pero la más común es la puntada cover. Esta puntada está compuesta por dos o más líneas paralelas de costura en la parte superior del tejido y una serie de bucles entrelazados en la parte inferior que cubren el borde del tejido, dando lugar al nombre de "recubridora". La apariencia es similar a la de la puntada de dobladillo que se ve en las camisetas compradas en tiendas.

Algunas recubridoras permiten trabajar con dos o tres agujas, ofreciendo así una mayor variedad en el ancho de las puntadas y en los acabados. Además, muchos modelos incluyen un cuchillo cortador que permite recortar el borde de la tela mientras se cose, asegurando así un acabado limpio y profesional.

La máquina recubridora es esencial para conseguir dobladillos perfectos y costuras decorativas en tejidos que requieren cierto grado de elasticidad, siendo casi imprescindible en la industria de la moda actual para obtener resultados profesionales.

¿En qué se diferencian una remalladora y una máquina overlock?

Remalladora y máquina overlock son términos que a menudo se utilizan indistintamente en el contexto de la costura, y esto es porque en realidad se refieren al mismo tipo de máquina. La confusión suele surgir debido a las diferencias regionales en la terminología.

La remalladora u overlock es una máquina especializada en coser los bordes de la tela para prevenir que se deshilachen. Esta máquina utiliza múltiples hilos (usualmente 2, 3 o 4) para crear un pespunte flexible que puede estirarse sin romperse, lo cual es ideal para las telas de punto y otros tejidos elásticos. Además, la remalladora o overlock corta el exceso de tela a medida que cose, lo que brinda un acabado limpio y profesional.

En términos prácticos, no hay diferencia entre una remalladora y una máquina overlock; simplemente depende del país o la región cuál término se usa más comúnmente. Por ejemplo, en algunos países de habla hispana se utiliza más frecuentemente el término remalladora, mientras que en otros lugares, especialmente donde el inglés tiene influencia, se prefiere overlock.

Ambas son herramientas esenciales en la costura contemporánea, sobre todo cuando se trabaja con prendas que requieren de costuras resistentes y elásticas, como la ropa deportiva, la lencería y los trajes de baño. Además de sus aplicaciones en la confección de ropa, también son útiles para crear decoraciones y acabados decorativos en diferentes proyectos de costura.

¿Qué función desempeña una remalladora?

Una remalladora, también conocida como overlock, es una máquina de coser especializada en realizar terminaciones sobre el borde de las telas. Su función principal es rematar los bordes de la tela para evitar que se deshilachen, proporcionando un acabado limpio y profesional.

Las remalladoras trabajan con múltiples hilos, generalmente entre 2 y 5, y hacen uso de una o dos agujas dependiendo del modelo y el tipo de puntada seleccionado. A diferencia de las máquinas de coser tradicionales, las remalladoras cuentan con cuchillas que cortan el exceso de tela mientras realizan la puntada, lo cual facilita una terminación precisa y uniforme.

Además de su función básica de sobrehilar, las remalladoras pueden crear dobladillos enrollados (rolled hem), coser tejidos elásticos de forma eficiente y decorar con diferentes tipos de puntadas. Son herramientas indispensables en la industria de la moda y la confección debido a la rapidez y calidad de acabado que ofrecen, siendo ideales para trabajos que requieren un aspecto limpio y duradero en las costuras internas de prendas de vestir.

¿Qué tipo de costura realiza la máquina recubridora?

La máquina recubridora, también conocida como coverstitch o cubresillas, se especializa en la realización de puntadas de cobertura. Este tipo de puntada es ideal para coser dobladillos, especialmente en tejidos elásticos o de punto, proporcionando un acabado profesional y resistente.

Estas máquinas generalmente ofrecen dos o tres agujas que permiten realizar diferentes anchos de costura. La característica principal de las puntadas de la máquina recubridora es que por el lado derecho del tejido se observan líneas paralelas de costura, mientras que por el revés, se ve una puntada de cadena que une las líneas de las agujas.

Esta puntada tiene la ventaja de ser elástica, lo que la hace perfecta para telas que necesitan mantener cierta flexibilidad, como la lycra y otras telas utilizadas en ropa deportiva. Además, la recubridora realiza puntadas que no se deshilachan fácilmente, lo que contribuye a la durabilidad del acabado.

Las máquinas recubridoras pueden venir en modelos domésticos o industriales y son altamente valoradas por diseñadores de moda y fabricantes de ropa debido a la calidad y profesionalismo que aportan a los dobladillos y otros acabados en prendas de vestir.

Preguntas Frecuentes

¿Cuáles son las funciones específicas de una recubridora en comparación con una remalladora?

La recubridora, también conocida como cubridora o tapacosturas, se especializa en realizar puntadas de cobertura que son planas y elásticas, ideales para dobladillos, especialmente en tejidos de punto y elásticos. En comparación, una remalladora, o overlock, se utiliza principalmente para cortar el borde de la tela y sobrehilar, o sea, cerrar los bordes para prevenir que se deshilachen, y puede realizar costuras de seguridad que estiran con la tela. La recubridora ofrece un acabado similar al de la ropa comercial, con puntadas que pueden verse en ambos lados de la tela, mientras que la remalladora es mejor para construir prendas y acabados interiores.

¿Cómo afecta la elección entre una recubridora y una remalladora en la terminación de los bordes de las prendas?

La elección entre una recubridora y una remalladora afecta principalmente el aspecto y la elasticidad de los acabados. La remalladora, conocida también como máquina overlock, corta el tejido mientras cose y crea bordes limpios, evitando que se deshilachen. Es ideal para tejidos elásticos y remates interiores, pero su costura no es plana. Por otro lado, la recubridora realiza puntadas de cobertura que son planas y elásticas, similares a las de dobladillo de las camisetas comerciales, perfectas para acabados exteriores visibles y con gran resistencia al estiramiento.

¿En qué tipos de proyectos de costura es preferible utilizar una recubridora en lugar de una remalladora?

Una recubridora es preferible en proyectos que requieren puntadas decorativas y acabados profesionales en dobladillos, especialmente en telas elásticas o de punto, como camisetas y ropa deportiva. También es ideal para realizar costuras que necesitan una gran elasticidad, como la ropa interior y los puños.

Artículos Relacionados e Interesantes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir